domingo, 3 de noviembre de 2013

                      BAJO  EL  PARAGUAS
A pesar del palio de un dictador y la corona de un Rey, la clase obrera española se dotó de un paraguas lo suficientemente amplio para que nadie quedara al intemperie. La enseñanza, la sanidad y los derechos conseguidos a base de luchas de sacrificios de apostar por un futuro mejor; por una vivienda; por un bienestar, por la dignidad y por la igualdad de oportunidades para sus hijos. Cuando todo esto se creía consolidado las consecuencias de la crisis y la cobardía política rompen en pedazos el paraguas despojando a la clase trabajadora de todo aquello que ella misma había conseguido para mejorar su bienestar y sus conocimientos.

Si alguien tiene derecho a vivir por encima de sus posibilidades ese seria quien se pone en el tajo de trabajo a las 8 de la mañana y no lo deja hasta las 6 de la tarde, de ese trabajo sale toda la riqueza de un país por lo que al menos se merece un salario que le permita vivir dignamente.

La democracia era la garantía del paraguas pero los gestores de esa garantía se proclaman dueños y únicos merecedores de poseerlo para lo cual los poderes económicos y políticos se alían y se protegen unos a otros con el objetivo de salvaguardar sus intereses y acotar sus espacios de privilegios aplicando las normas necesarias para quedar impunes en sus corruptelas ademas de crear un circulo vicioso al servicio de intereses partidistas que los convierten en seres intocables por encima de la legalidad.

Expongo mi rechazo a esa manera de gestionar nuestros intereses,  y animo a la clase trabajadora para que no se rinda ante ellos, y a que reclame todo lo que en la constitución nos ampara. Exijo a estos dirigentes que asuman un  pacto de Estado que de solución inmediata y repare todo el daño causado a la ciudadanía, para lo cual aporto una solución: mi proyecto Compromiso Solidario.

Es muy importante que lo compartas. 
                       








Publicar un comentario